remedios caseros para la artritis

Trata la artritis reumatoide con estos remedios caseros

La artritis reumatoide es un padecimiento bastante doloroso, las articulaciones se inflaman, enrojecen y calientan, esto avanza de manera progresiva y puede llegar a restringir de forma completa la movilidad.

En primer lugar, afectan los dedos de manos y pies, es decir, las articulaciones más pequeñas, luego continúan con los hombros, los codos, las caderas, rodillas y tobillos, incluso la columna vertebral. Todo esto puede llevar al daño de los huesos y en consecuencia es posible la deformación articular.

¿Qué provoca la artritis reumatoide?

La inflamación, dolor y deterioro de las articulaciones se debe a varias causas, se trata de la alimentación y los hábitos de vida, por ejemplo:

  • Las situaciones de estrés.
  • El uso de tabaco y alcohol.
  • El consumo de azúcar y las grasas procesadas.
  • El exceso de ácidos grasos omega-6 en el cuerpo.

Estos factores tienen la capacidad de generar o aumentar la  acidez en el cuerpo, este deteriora las paredes de los intestinos y proliferan las bacterias, todo esto hace que el organismo se vuelva muy vulnerable a la inflamación y al dolor.

En este sentido, conviene reducir los alimentos que aporten acidez y en su lugar, optar por los que contribuyan a la alcalinización. Además, existe otra excelente estrategia, los remedios caseros, estos son soluciones naturales muy efectivas, simples y económicas. Algunos de estos son:

  • El ajo: puede inhibir las citoquinas, así que reduce el dolor y la inflamación, detiene la producción de radicales libres, los cuales dañan las articulaciones, también fortalece el sistema inmunológico. Consiste en machacar 1 o 2 dientes y consumirlos crudos en ayunas.
  • El vinagre de manzana: este reduce el dolor y la inflamación, acelera el proceso de recuperación y mantiene los niveles de acidez en equilibrio. Para estos beneficios se debe mezclar con agua tibia y una cucharada de miel, se debe tomar una vez al día.
  • La cúrcuma: tiene poderes antiinflamatorios, solo se debe agregar una cucharada en polvo en un litro de agua hirviendo, se dejar 3 o 5 minutos a fuego lento y se toma una vez al día.
  • Gingeroles de jengibre: pueden reducir el dolor y la inflamación, se puede usar su aceite para dar masajes en la zona afectada, también es válido beber 2 o 3 tazas de infusión al día.

Por otro lado, la actividad física también es primordial para evitar la inflamación de las articulaciones, ya que acelera el metabolismo y de esta forma se eliminan las sustancias que dan lugar a la hinchazón. Asimismo, hace que la articulación obtenga flexibilidad y no pierda la movilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *